Capítulo 6: David Livingstone (1813-1873)


David Livingstone nació en Escocia, sus padres, descendientes de 8 generaciones de cristianos, educaron a sus hijos en el temor de Dios. Durante su infancia aprendió la importancia de orar y presentarse al Señor cada día. Luego, en su juventud logró completar sus estudios de Medicina y Cirugía.

Para ese entonces, ya tenía la motivación de dedicarse a ser misionero, pero siempre pensó que había sido llamado a China, sin embargo durante un discurso del misionero Robert Moffat, descubrió que en el centro de África habían lugares donde nunca había llegado ningún hombre con el evangelio, conmovido por esta realidad y a causa de que la guerra en China le impedía viajar a dicho país, decidió ir a África inmediatamente.

Durante su viaje en barco, se hizo muy amigo del Capitán, quien le enseñó el uso de sextante y a ubicarse observando la luna y las estrellas, lo cual fue de gran utilidad posteriormente en sus viajes de evangelización y exploración al centro de África.

A fin de aprender la lengua y las costumbres de los pueblos, Livingstone comenzó a viajar y vivir entre los indígenas, tomando notas de sus descubrimientos y trazando mapas de los lugares por donde pasaba. Sus estudios de medicina fueron tremendamente útiles, ya que sus pacientes, que recorrían grandes distancias para ir a verle, siempre le recomendaban y enviaban a otros donde él, y por supuesto aprovechaba la instancia para evangelizarlos.

Estableció su primer centro de evangelización en el valle de Mabotsa, allí conoció a la hija mayor del misionero Moffat con quien se casó y tuvieron 6 hijos. Su esposa se hizo cargo de la escuela dominical, a la cual asistía el jefe de la tribu y muchos indígenas más, pero pronto debió comenzar a explorar nuevos territorios, ya que el lugar que habitaban era muy seco, y la escasez de agua no le permitía sustentar a la familia y a la congregación.

Fue así que en sus viajes exploratorios descubrió el gran lago Ngami, en 1849 y luego, dos años más tarde, el río más grande de África oriental, el Zambeze, estos descubrimientos le otorgaron gran fama y renombre dentro de la Real Sociedad Geográfica.

La exploración al interior de África se volvió difícil y peligrosa, no solo por las condiciones climáticas, sino también por los boers holandeses, que se dedicaban a saquear las aldeas, robando las tierras, el ganado y esclavizando a los indígenas del lugar, por esta razón, decidió enviar a su familia a Inglaterra, y continuar solo.

Fue en esta época de su vida que debido a sus hazañas, se volvió mundialmente conocido, sin embargo su oración era “Oh Jesús, te ruego que ahora me llenes de tu amor y me aceptes y me uses un poco para tu gloria. Hasta ahora no he hecho nada por ti, pero quiero hacer algo. Oh Dios te imploro que me aceptes y me uses, y que sea tuya toda la gloria”. Atravesó el continente africano desde la desembocadura del Zambeze hasta San Pablo de Luanda, descubrió las cataratas Victoria y el lago Nyasa, predicaba el evangelio  constantemente, a veces con un auditorio de más de mil indígenas, se esforzaba por ganar la estimación de las tribus hostiles, que no confiaban en que un hombre blanco quisiera ser amigo de verdad, sin importar las altas fiebres que padecía, la soledad de estar lejos de su patria y su familia, y el fallecimiento de su esposa.

En su último viaje a África, descubrió varios lagos más, pero su sueño era llegar hasta la cabecera del rio Nilo, sin embargo debido a la enfermedad, el dolor y el debilitamiento no pudo seguir avanzando, hasta que falleció en una aldea de Ilala, en 1873. Su corazón fue enterrado bajo un árbol y su cuerpo embalsamado, llevado hasta Inglaterra y sepultado en la Abadía de Westminster, entre los monumentos de reyes y héroes de aquella nación.

Su vida es un ejemplo, nunca dejó de orar y leer la palabra de Dios, y en su corazón ardía un anhelo incansable para que los africanos fueran liberados de la esclavitud y conocieran al Salvador. En su tumba se pueden apreciar las siguientes palabras “El corazón de Livingstone permanece en África, su cuerpo descansa en Inglaterra, pero su influencia continúa”.