¿Qué tanto amas a tu prójimo?

thumb image


Algunos fariseos le preguntaron a Jesús cuál era el mayor de los mandamientos, él aprovecho para darles una enseñanza fundamental sobre el tema:

"El mayor mandamiento es: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente, y con todas tus fuerzas. Este es el principal mandamiento. Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo, no hay otro mandamiento mayor que éstos" (Marcos 12: 29-31).

El Señor conocía muy bien la tendencia del ser humano a ser "religioso". Actualmente es muy común ver en las Iglesias cristianas a creyentes participando fielmente de reuniones de adoración, hacen oraciones y le cantan a Dios canciones, ciertamente buscan amarlo, pero más tarde regresan a sus egocéntricas vidas. Muchas de estas personas están convencidas de que con solo amar a Dios es suficiente, y poco les importa si dañan a otros. Algunos creyendo ser ejemplo, son los más viles en sus relaciones interpersonales, maltratan a sus familiares y con frecuencia hieren a sus amigos más cercanos.
Jesús nos enseña que amar a Dios y amar al prójimo está profundamente relacionado. Está claro, amar a Dios es el más importante de los mandamientos, pero si realmente le amamos es inevitable que ese amor se desborde a los demás. La forma más sencilla de saber cuánto amas a Dios es cuestionándote, qué tanto amas a tu prójimo? Estas dos clases de amor no pueden ir separadas, están vinculadas íntimamente.